Ani Nii Shobo, un refugio para el espíritu en el corazón del Amazonas

ani nii shobo

En este maravilloso Lodge y Reserva desarrollado por chilenos y shipibos, es posible a través de la medicina amazónica y el contacto con la Naturaleza, establecer un puente hacia el interior y recuperar la conexión con la Vida.

Ani Nii Shobo

A orillas de una bella laguna, rodeada por árboles majestuosos y plantas sagradas, en plena selva amazónica peruana, se ubica Ani Nii Shobo. La magia del entorno, la elegancia y sencillez de las cabañas y acomodaciones y la medicina ancestral de la cultura shipiba se unen para ofrecer una experiencia espiritual transformadora.

Ani Nii Shobo, Casa Grande de la Selva en idioma shipibo, es una invitación al mundo al reencuentro con la madre selva y el interior a través de los secretos curativos de las plantas maestras, el universo milagroso de la Ayawaska y el chamanismo Ani Nii Shobo te adentra en los prodigios de la flora y fauna de la región, una senda para recuperar ese contacto perdido con la naturaleza.

Esta aventura nace del sueño de un grupo de chilenos y de un chamán del Amazonas, Suipino, de abrir el tesoro de la medicina shipiba al mundo, rescatar este precioso saber y de proteger la amenazada selva creando una reserva de árboles nativos y medicinales.

Sanación y Espiritualidad

Ani Nii ShoboPara la cosmovisión de la cultura shipiba y en general, para la medicina holística y de los pueblos nativos de todo el planeta, las enfermedades del cuerpo, la mente y las emociones, son el resultado de una serie de acuerdos mentales producto de nuestra historia personal y colectiva que enajenan al hombre de la Fuente de la Vida. Es la posibilidad de volver a beber de esta agua, el tesoro que ofrece Ani Nii Shobo.

A través de a medicina de plantas maestras, la ayahuasca y los cantos, los médicos shipibos buscan depurar el cuerpo y la mente y restablecer la conexión con su Espíritu y la Vida.

Gentes de distintos ámbitos y nacionalidades han visitado Ani Nii Shobo buscando tratar desórdenes tan diversos como la depresión, la diabetes, enfisemas pulmonares, adicciones y epilepsia. La gran mayoría, sin embargo, vienen buscado una salida al miedo, al stress del diario vivir y al aislamiento de una sociedad competitiva y alienada. En medio de la naturaleza y la medicina de plantas maestras, los visitantes encuentran las condiciones adecuadas para meditar, sentir y restablecer su conexión, encontrando respuestas y recuperando su alegría, vitalidad y paz interior.

Testimonios

“Mi primera experiencia en la Ceremonia, fue sutil y bella a la vez, sentirme parte de un circulo de contacto, de apoyo donde mi principal curador seria yo, esa noche reafirme aquel tema que me llevaría a trabajar conmigo misma durante el resto de la semana: La feminidad” Pamela Aguayo, agosto 2012.

“De todas las cosas que he experimentado en mi vida, este es el lugar que más tiene que ver conmigo y, finalmente, donde encontré las respuestas que andaba buscando. Es la experiencia más radical que he tenido en mi vida, pero de una manera acogedora, no sólo con el ayahuasca sino con todas las plantas maestras que existen en la selva que ustedes (sic) comparten con la gente. No hay que olvidar que a través del ayahuasca uno transita por el mundo espiritual y se te hace presente y real. Produce alegría darse cuenta de tantas cosas, la claridad que produce la experiencia de la ceremonia es impresionante” Pablo Herrera, Mayo 2012.

“Ha pasado un mes desde que estuve en La Selva. Con esa perspectiva puedo apreciar que Ani Nii Shobo me permitió descansar mi cuerpo y mente, y además limpiarme de rabias y rencores que me tenían apretado, como apresado. Las nubes que oscurecí¬an mi psiquis se han disipado, y le he encontrado un nuevo significado a mi trabajo en defensa del planeta. Mi cuerpo está más fuerte y mi espíritu de buen ánimo” Heráclito, febrero 2011.

“A quienes quieran despertar a esta gran realidad les hago la invitación de venir a este paraíso, verlo, sentirlo, conocerlo, aprender de él y amarlo con el corazón, desde el alma y con esta vida Aprendiendo de esta hermosa medicina, llena de consciencia y amor, que te inunda, te hace sentido, dejando huellas, perdiendo el miedo a ser, a cargo de verdaderos y grandes, maestros, integrándose en forma perfecta con un equipo de personas que trabajan amorosamente para lograr tu sanación, tu búsqueda, tu verdad, tu misión, tu origen, tu auto sanación, bajo un ambiente construido y pensado para ello” Karen Osorio, mayo 2011.

“Una vivencia maravillosa en la casa grande, Ani Nii Shobo. Me encontré con la naturaleza, su ritmo orgánico y, por sobre todo, con el calor de una gran familia. Estoy muy agradecida de haber conocido el mundo de las plantas medicinales, pude ver en ellas la humildad del ser y la sencilla belleza de la vida” Paula Aldunate, septiembre 2011.

Chamanismo, Ayawaska y Plantas Maestras

Ani Nii ShoboEn quechua Ayawaska significa liana del espíritu, aunque también se le llama liana de la muerte o del alma. Es un brebaje que se obtiene cocinando en agua durante más de 12 horas, trozos de las lianas de la Ayawasca (banisteriopsis caapi) y las hojas verdes de una segunda planta maestra, la Chacruna (psychotria viridis). La Ayawaska es un poderoso desintoxicante que estimula la apertura de la glándula pineal permitiendo al individuo acceder a contenidos alojados en el subconsciente, lo que permite tomar consciencia de uno mismo y transformarse en el protagonista de su propia sanación y bienestar.

En ceremonias nocturnas el Chamán a través de la Ayawaska y los Icaros (cantos) invoca la fuerza de los elementos y los espíritus de plantas y animales para liberar de la negatividad al cuerpo y la mente, para posteriormente, pacificarlos y comenzar su reconexión con ellos mismos y la Naturaleza. De manera complementaria, y a lo largo de la estadía, el médico shipibo administra distintas plantas medicinales, de acuerdo a las dolencias o problemas que se detecten, para potenciar el trabajo de curación.

Lodge y la Reserva

Las cabañas, sencillas y elegantes, acomodan desde una hasta tres personas y están emplazadas en la orilla de una laguna y han sido construidas con maderas nativas, en armonía con el entorno. Con entusiasmo y amor por la cocina, Ani Nii Sobo ofrece una deliciosa y sana gastronomía, con un fuerte acento shipibo, rica en peces de río, animales de monte, plátano, yuca y frescas frutas y verduras de la región y de nuestro huerto orgánico. Toda la alimentación es compatible con las “dietas y tratamientos”.

www.aniniishobo.org

www.facebook/aniniishobo

www.youtube/ainiishobo

 

.