Festival Sub Pop, satisfaciendo elementos intangibles

Festival Sub Pop, satisfaciendo elementos intangibles

Frente a la carencia de algo material, frente a la monotonía, frente a la urgencia de satisfacer necesidades con elementos intangibles, es cuando se producen los cambios necesarios y suficientes para satisfacer y/o crear nuevas tendencias que después se transformaran en moda y con algo de suerte estas se desarrollaran en un movimiento socio cultural. Sin lugar a dudas esto es lo que empezó a desarrollarse en la década de los ochenta en una ciudad un tanto olvidada de los Estados Unidos, Seattle. Mientras los tours de bandas hacían sus shows a lo largo y ancho del país, Seattle fue siempre el patio trasero de los Estados Unidos, y también para estas bandas. Jóvenes deseosos de escuchar música, música en vivo y frente al desinterés de músicos y productoras de llevar eventos a la cuidad, es que empieza a desarrollarse un movimiento socio cultural contestatario, muchachos que siempre habían tocado con sus bandas en garages y sótanos comienzan a sonar en bares y locales, aglutinando a toda una generación de personas, este movimiento es lo que hoy muchos con un tono enmarcado en el desdén y tono fúnebre llaman Grunge. 

Lo que se vivió el sábado 10 de marzo del 2014 en la cúpula del parque O´higgins, es lo que muchos anhelan asistir por lo menos una vez en sus vidas, ir un recital (en este caso un festival) que puedan decir a sus hijos "yo estuve ahí", algo así como lo que sucede con Woodstock, atendiendo a las dimensiones, claro es. En Medio Social no podemos seguir escribiendo esta nota sin mencionar a la producción del evento, Fauna Producciones, haciendo una apuesta a tablero vuelto: música, bar...realmente un bar no aquel que vende solo cervezas, great!, comida, todo en un solo lugar, es algo que en Medio Social no podemos dejar pasar, hemos estado en espectáculos en Latinoamérica, Puerto Rico, Miami y el año pasado en New Zeland y eventos con esta propuesta integral bien lograda, prácticamente es difícil de ver en el extranjero y por cierto en Chile. Muy bien pensado y ejecutado, a repetir la producción en el futuro. 

No solo fue una propuesta musical, fue acierto audio visual, valorable fue la conversación entre integrantes de Mudhoney, Metz, Guiso, productores de sellos nacionales independientes y el CEO de Sub Pop Chris Jacob en donde abordaron el pasado, presente y futuro de los sellos independientes, uno de los highlight del evento. 

En términos musicales, interesante la propuesta de Guiso con una buena re interpretación del grunge sin olvidar la médula musical de este movimiento. En tiempos en donde en internet puedes encontrar propuestas musicales de cientos de miles de bandas de todas las tendencias, a veces suele complicarse un tanto encontrar a una banda que resalte sobre el promedio; este es la caso de METZ, ofrece música y a la vez penetra en tu cerebro con "con 10 kilos de TNT y los hace explotar sin misericordia", una banda que no extrañaría verla en el futuro próximo teloneando a alguna de las grandes. Ese Grunge potente, energético, cuyas letras salen de las entrañas y que se puede escuchar en trabajos como Bleach e Incesticide de Nirvana ese es METZ. Lo anterior no es colocar a la misma altura a estas bandas, solo en una mención para tener una referencia.

Evolución, involución, desarraigo, música X dinero, por alguno o por todos estos procesos pasaron bandas como Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains, etc, etc, pero existe una banda que conserva la esencia y comparte la calidad de ser portadora de una parte del Santo Grial del Grunge: Mudhoney, siendo fiel hasta en el ultimo riff, en las guitarras acopladas y baterias "punk" y por cierto en sus letras, Mudhoney esta en la frontera de pasar a ser más que una banda de culto de un movimiento a ser parte de parte y ocupar un sitio bien ganado en la historia del rock. Con una propuesta que movilizo a quienes los escucharon en Chile en los 90 hasta los nuevos rockers adolecentes creo una atmósfera única y que probablemente nunca más se vera en escenarios nacionales. Hubo complicidad, intimidad pero a la vez brutalidad, rabia, alegría, tristeza...hubo música! estoy seguro de haber visto y escuchado algo único, el sentir es similar a aquel que tuvo la oportunidad de ver en vivo en su mejor momento a los Sex Pistols, si el sábado estuviste ahí quizás compartirás el sentimiento, si no estuviste te lo perdiste y dejaste pasar una oportunidad musical, una experiencia de vida.....

 

.